lunes, 4 de diciembre de 2017

Breve guía para viajar a Creta: la isla del mar azul.


Ahora que el frío ha llegado para quedarse, y que el año nuevo asoma la cabeza, quiero volver a viajar con mi mente a la Isla del Mar Azul, porque sí, si tuviera que ponerle un nombre sería sin duda la isla del mar azul. Nunca antes había visto un agua de un color tan azul intenso, ni un sol tan brillante. Hablo de Creta, un pequeño paraíso escondido en el mundo. Aún hoy, Creta tiene la suerte de ser uno de los lugares de turismo moderado, al menos a finales de septiembre, fecha en la que yo estuve, y que sin duda es perfecta para viajar a la isla.

Hace ya unos meses aterrizaba de vuelta a la rutina dejando atrás la que fuera mi casa por más de 10 días. No fue fácil dejar atrás su color blanquiazul, las bohemias y románticas calles de Chania, la tranquilidad de sus playas y su maravillosa comida.

Y es que no se puede sintetizar en unas pocas líneas la magia de Creta, su gastronomía, sus pueblos y sus playas podrían dar para mucho pero no me quiero extender. Resumiré en esta breve guía lo esencial para conocer lo mejor posible Creta. 

PUEBLOS:

CHANIA



Comencemos un viaje por mi memoria para llegar a la primera parada obligatoria: Chania, La Canea,  Τα Χανιά en griego... infinitos nombres para una isla infinita. Chania  es ese lugar mágico al que quisiera volver. Con carácter, bohemia, romántica... esta pequeña ciudad cretense es "la Venecia del Este", con un puerto lleno de vida, y con encantadoras calles, en las que si bien es cierto abundan sin espacio las tiendas de souvenirs, mantienen la esencia y el embrujo que se siente en cada rincón.



Chania es paz y gastronomía. Si hay algo de lo que disfruté durante mis días allí fue de la comida; dacos, moussaka, dolmadakia... placeres culinarios que deberían ser obligatorios al menos una vez al año. Lo cierto es que en Chania hay pocos lugares donde no se coma bien, pero nunca está de más reseñar aquellos que merecen ser visitados sí o sí.

Uno de ellos se llama Corinna Star, probablemente para mí, este sitio está en el top de restaurantes imprescindibles de Chania. Se encuentra en la zona de la playa de Kalamaki a las afueras del caso histórico, y forma parte de una hotel. La clave de este lugar es reservar la última mesa de su plataforma de madera para cenar literalmente encima del agua disfrutando de un atardecer mágico. 



Tavern StrataUbicado en medio de una de esas calles idílicas de Chania, entre casitas antiguas, piedra y plantas. Auténtico y acogedor, es de esos sitios a los que no te importaría repetir.

Tholos: Otro de esos restaurantes con encanto donde se puede degustar comida típica, pero merece la pena pasar una noche en sus alturas disfrutando de una encantadora velada a la luz de las velas.



RETHYMNO

Desde Chania y a medio camino de Heraklion se encuentra este otro pueblo que presume de tener también un puerto veneciano encantador. Sus antiguas y estrechas calles llenas de paz son un enclave perfecto para dar un paseo al atardecer.



En Creta hay también lugares escondidos, sitios de difícil acceso a los que solo se puede llegar por largas carreteras, llenas de curvas, y en algunos casos, a los que solo se puede acceder mediante barco. Hablo de los pueblos de Loutro y Hora Skafion.

HORA SKAFION



Es el puente para poder llegar a Loutro. Su llegada se vuelve algo complicada, por una carretera de curvas pronunciadas, pero que incluyen a la vez un bello paisaje. Aquí se pueden comprar los tickets del barco para poder viajar a Loutro. Hora Skafion es un pueblo miniatura con casitas blancas que se ve en poco más de media hora. Es la región menos poblada y más salvaje de toda Creta.

LOUTRO



Situado a los pies de las montañas de Skafia, Loutro es un minúsculo pueblo blanco y azul al que solo se puede llegar en barco o mediante un pequeño sendero de unas cuantas horas de duración. Durante mucho tiempo permaneció prácticamente deshabitado, y ahora con el turismo ha revivido. Desde este paraje se pueden visitar recónditas calas cercanas sin apenas gente.


ANCIENT OLIVE



Otra de las cosas que hay que hacer en Creta si la ocasión lo merece, es visitar el olivo más antiguo del mundo, el Olivo de Vouves. Se encuentra localizado en el pueblo de Ano Vouves dentro de la prefectura de Chania. Es imponente, robusto y todavía produce aceitunas hoy en día.

PLAYAS:

Vayamos ahora a disfrutar de la tranquilidad, la belleza, y la paz de algunas de las playas más maravillosas de Creta. Su agua azul y cristalina envuelve los sentidos. Las dos primeras son im-pres-cin-di-bles. Las siguientes son opcionales, pero igualmente encantadoras.

BALOS BEACH



La palabra idílica para describir a Balos y su laguna se queda corta. Es sin duda uno de los lugares más fascinantes que he visitado nunca. Se encuentra en la península de Gramvousa, a unos 57 km al noroeste de Chania, y está considerado Parque Natural.

Para poder acceder a Balos se puede hacer mediante ferry desde Kissamos, o bien en coche desde Chania, cruzando un difícil acceso de tierra, rocas, y en el que encontrarás hasta cabras, para después caminar un rato hasta acceder a la playa. Todo merece la pena con tal de ver desde arriba sus aguas turquesas y cristalinas. Un sueño para la vista que no se te olvidará fácilmente.


ELAFONISI



Arena rosada, aguas turquesas, paz, naturaleza viva. Elafonisi es otra playa fascinante al suroeste de Creta y a unos 80 km de Chania. Al igual que con el acceso a Balos, llegar a Elafonisi puede resultar algo tedioso, pero la belleza de sus aguas te hará olvidar de inmediato el trayecto. Sobran las palabras.



En Creta hay infinitas posibilidades, algunas otras delas playas que visité y que me enamoraron fueron:

Marathi Beach, Stavros Beach y Gerani Beach.



Marathi Beach
Foto: GoChania

Intensa, mágica, bella, bohemia, y sobre todo azul. Así es Creta.



*Todas las fotografías salvo las mencionadas son propiedad de este blog.

No hay comentarios: