lunes, 5 de junio de 2017

#DavidDelfín #forever

Y la vida pasa, así en un suspiro. Un día eres, y al día siguiente ya no. Por mucho que duela, por mucho que no se quiera ver, por mucho que se intente olvidar, la vida pasa. Y a veces pasa rápido, efímera, de puntillas, traicionera sin previo aviso o con poco tiempo de respuesta.


No quiero hablar de su figura, porque para eso ya están todos los medios de comunicación, las revistas y blogs de moda, los perfiles de Instagram.... no quiero resaltar su talento, no quiero ahondar en los pormenores de sus colecciones transgresoras, irrepetibles y únicas. Me gustaría, porque lo merece, pero no lo haré.

Simplemente, quiero dejar por escrito una reflexión, un recuerdo visible de que yo también le admiré.

Aún era un poco niña cuando le conocí, oía su nombre por aquí y por allá como una futura promesa de la moda, de esa disciplina que me fascinaba desde siempre, pero de la que empezaba a tomar consciencia solo por aquel entonces. Era la época en la que él se intentaba hacer un hueco en las pasarelas, y yo estaba en la Universidad, era ingenua y con mil ilusiones, joven, y al igual que él llena de energía.

Recuerdo también la imagen de su colección más mediática, la que le puso en boca de todos. Mujeres con la cabeza tapada, semi-desnudas con cuerdas en el cuello. Aquello escandalizó, fue una aberración para otros tantos, pero a él le sirvió para exponer su nombre en los círculos de la moda. Ya apuntaba alto.

Me generaba simpatía, me caía bien aún sin conocerle personalmente. Me parecía auténtico, personal, tenía un sello innato que pocos consiguen alcanzar. Tenía talento, sensibilidad, delicadeza y parecía tener a simple vista, valores. Amistad, amor, lealtad, pasión por la vida...



Vogue recopila en uno de sus artículos algunas de sus frases:

"La moda es cultura, no todo es arte pero igual que no toda la pintura es arte. Hay muchos artistas que utilizan el soporte de la moda y hay algunos diseñadores que considero artistas. La producción también existe en el arte y la funcionalidad es imprescindible. A lo mejor necesitamos tiempo para asimilar que la moda es cultura. Como pasó con la fotografía, ahora se considera arte pero hace años era algo más documental, es reciente".


“No busco la provocación” “Más que provocar, me gusta emocionar. Crear imágenes abiertas a interpretaciones. Ya lo decía Bourgeois, lo importante son las ideas y las emociones. Todo lo que nos agite nos hace sentirnos más vivos e intensos”.

La vida nos emociona a veces, pero también nos agita, y de qué forma. Un día te acuestas y al día siguiente ya no estás, así de simple, así de complicado, así de real.

Y a mí, que soy frágil, cada día me afecta más estar de paso. Construir para deconstruir, crear para ser inmortal, solo así se vive eternamente. Y él lo hizo.

Admiro tu valentía, y pienso en tus allegados. Me acuerdo de los míos que se fueron, y pienso que se encontrarán contigo. Me consuela saber que en algún lugar volveremos a vernos los de aquí abajo.

David, me gusta ese nombre. Me gustan los delfines.

#DavidDelfín, ya eres eterno.


lunes, 27 de marzo de 2017

Nymphalice de Laura Escribano!

Hace tiempo que sigo a Laura Escribano en Instagram, su delicado trabajo con telas antiguas me ha querido llevar a saber algo más, yo, que soy una fanática de todo lo antiguo, no podía dejar de indagar, y saber que se esconde en su atelier donde realizan a mano y a medida vestidos que respiran otras épocas.

Nymphalice hace referencia a un tipo de mariposa, y al proceso de dicha transformación. Ese es el nombre que han querido escoger para esta editorial que refleja la transición del despertar de la novia, desde la delicadeza y la inocencia hsta la determinación y la seguridad del momento de ese día tan especial. 

Belleza para los sentidos. 
























NYMPHALICE from Aleksandra Kawalec on Vimeo.

Modelo: Alicia Cao
Fotografía: Noe Guimaré
Fashion Film: Aleks Kawallec
Decoración y dirección de arte: María Pérez Zamorano
Headdresses by Olga Vallecillos based in Paris, and by Gala & Vega, artist from Madrid.
Muah: Pilar de la Torre
Zapatos: Clara Rosón 
Ilustración:  Inés Cabra


jueves, 12 de enero de 2017

Animales Nocturnos, el brillante regreso de Tom Ford!

El comienzo de un nuevo año se presenta como una nueva oportunidad. Como una oportunidad de rehacer el camino, de llevarlo por donde uno quiere, por donde le hace sentir bien, y en paz, consigo y con sus circunstancias.



En este sentido, algunos de mis propósitos de 2017 son sencillos, usar menos el móvil, leer más e ir más al cine, al menos una o dos veces por mes, y actualizar más mi blog. El propósito del cine decidí llevarlo a cabo el mismo día 1 para ver Animales Nocturnos, el segundo film del diseñador Tom Ford, un hombre misterioso e interesante a partes iguales que siempre ha contado con mi admiración. 

Me sorprendió la pequeña sala donde proyectaron la película, con una pantalla casi diminuta, y en las butacas poca gente, cuatro o cinco personas, que quizás algunas por desconocimiento, y otras por la desconfianza de un modisto hecho director, esperaban al film sin muchas ganas. 

Un comienzo rompedor y excéntrico rompe el hielo en la sala, la película promete. 

No desvelaré mucho porque es una película necesaria, pero a medida que el film avanza la tensión te sobrecoge, y las emociones llegan de forma intensa. Estás en una continua cuerda, avanzando en equilibrio hasta el final.

Tom Ford, el modisto del éxito, el que revitalizó Gucci y siguió con Yves Saint Laurent, se lanza al cine con su segunda película tras haber rodado sin mucha gloria A single man. 
Siete años tardó en encontrar el guión perfecto para hacer su segundo film, hasta que leyó el libro de Austin Wright del mismo nombre. Su lectura le estremeció tanto que decidió llevar la trama al cine, logrando un trabajo minucioso y con una estética impecable de la que Ford ya sabe mucho. 

Susan, una galerista de éxito con una vida acomodada y llena de lujos y excentricismo, pero insatisfecha con sus circunstancias, recibe el manuscrito del primer libro de su ex-marido Edward ( Jake Gyllenhaal), pidiéndole que lo lea. Susan (Amy Adams), llevada quizá por la condición de que a su vida le falta algo, se adentra en la trama que se vuelve convulsa y que le lleva a alterar su mente e incluso su propia vida.

La interpretación de Amy Adams es tan impecable que consigue llevar al espectador a su terreno y formar parte de su entresijo mental.

Y pese a quien le pese, Ford, logra hacer algo magistral, mantiene al espectador en un vilo constante, le hace reflexionar, le hace emocionarse, y sobre todo le hace pensar en aquello que pudo ser. Con un final abierto a diferentes interpretaciones, angustioso e inquietante, Ford demuestra que su film es tan brillante como inteligente. 






 

Ficha técnica

Estados Unidos, 2016. Título original: Nocturnal Animals. Director: Tom Ford. Guion: Tom Ford (Novela: Austin Wright). Duración: 115 minutos. Fotografía: Seamus McGarvey. Música: Abel Korzeniowski. Productora: Focus Features / Universal Pictures. Edición: Joan Sobel. Diseño de vestuario: Arianne Phillips. Diseño de producción: Shane Valentino. Intérpretes: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Armie Hammer, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon, Isla Fisher, Kristin Bauer van Straten, Karl Glusman, Ellie Bamber, Toni French, Amanda Fields, Karli Karissa, Carson Nicely, Lee Benton, Imogen Waterhouse. Presentación oficial: Festival de Venecia 2016

2016: Globos de Oro: Mejor actor sec. (Taylor-Johnson). Nom. mejor director y guión
2016: Premios BAFTA: 9 nominaciones, incluyendo Mejor director
2016: Festival de Venecia: Gran Premio del Jurado
2016: Critics Choice Awards: Nom. actor sec. (Shannon), guión adap. y fotografía
2016: Satellite Awards: 3 nominaciones incluyendo mejor película y director
2016: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guión adaptado