martes, 1 de noviembre de 2011

Junk Club, clandestinidad y extravagancia vintage


Hay rincones, lugares escondidos en cualquier punto de una gran ciudad que es imprescindible descubrir, pero sobre todo disfrutar.
Hacía tiempo que tenía en mente visitar uno de esos sitios, en este caso un espacio reservado para el paladar y la nostalgia. Y como para mi ya no podía ser sorpresa de verdad me llevé a mi acompañante. Tal y como le iba comentando a el os diré que este es un lugar que está dentro de otro lugar, y al que para acceder hay que bajar unas escaleras hasta llegar a un sótano. 
Por casualidades, cuando llegamos nos encontramos que el primer restaurante al que teníamos que entrar estaba en obras, allí había un señor sentado entre los escombros que nos dijo por donde teníamos que ir, por lo que todavía hacía más auténtica nuestra llegada al sitio. 
Llegamos a una puerta antigua, con anterioridad nos habían enviado una contraseña al móvil que tendríamos que decir (previa reserva) tras llamar al timbre. Un camarero vestido con un uniforme muy acorde con el decorado nos recibió... ya estábamos en Junk Club y el misterio se desvelaba.
Un restaurante con muebles retro de ensueño y con un ambiente entre ecléctico y cálido. Hasta la vajilla es auténtica. La carta, los platos divertidos y originales, todo tiene una esencia personal, de otra época que te atrapa. 
Mi próxima visita será obligada y espero que la vuestra también.







Junk Club:
Costanilla San Andrés, 12
Madrid - 
671 541 822

2 comentarios:

elpuntoquefaltaba dijo...

¡Vaya sitio más chulo!

¿Dónde está exactamente?

¡Te añado a favoritos de mi blog!
Intercambio de links!

Miss Coco dijo...

Eme!! Me encanta el sitio jajja pienso llevar a mí novio tb, verás que sorpresa se lleva!!
Un besito, te veo el martes!
Miss Coco