sábado, 4 de junio de 2011

Destino Fuerteventura

En un marco incomparable y a la brisa de una noche perfecta. A las 23:00 h Lourdes Hernandez y su banda salían al escenario. Sobre unos tacones marrones y con un vestido verde vintage,  Russian Red se acercó al micrófono para cantar la primera canción. Al fondo su luminoso rojo, en ese momento se me erizó la piel. No sabría describir la sensación, el eco de su voz retumbaba en las paredes del escenario más bonito en el que había estado. 

He de reconocer que nunca la había visto en directo, a pesar de haber escuchado infinidad de veces y en todas partes su "No past land", o su  "Take me home", y también he de prometer que no será la última vez que vaya a uno de sus conciertos. 

Con sabor a verano, "Fuerteventura", su segundo disco empezó a sonar delicadamente. Pronto llegaría "I hate you  but i love you", su single debut, esa canción nostálgica, sesentera que últimamente no dejo de escuchar y  que siempre me recuerda a esa persona especial. 
También hubo espacio para su primer trabajo "I love your glasses", y el público se atrevió a tararear en inglés cuando a casi la mitad, sonó el mítico "Cigarettes".
Y cuando quería que el tiempo se parara o al menos me dejara disfrutar un poco más... llegó la primera despedida con "Loving strangers", no podía ser mejor final.
Pero a los pocos minutos y bajo petición de un público bastante soso, Russian Red volvió para versionar un tema del grupo argentino "Campos magneticos" homenaje a la banda "The magnetic fields" . En español sonó "Todas mis palabras", una canción preciosa, todo un descubrimiento. 
Una despedida más, pero aún quedaba la tercera.
Lourdes volvió a subir…esta vez sola con su guitarra para clausurar el concierto. 
Me fui con una nueva sensación, no era de mis imprescindibles pero después de lo de ayer ya la he puesto en favoritos.

No hay comentarios: